Billy the Kid y otros poemas. Jack Spicer

Traducción de Francisco Ide. Extraídos de Billy the Kid y otros poemas, Jack Spicer (Damn!, 2018), disponible en: https://www.instagram.com/editorialdamn/

(De “Billy the Kid“)

IV

Lo que quiero decir es que
yo
te voy a hablar sobre el dolor
fue un dolor extenso
casi del ancho de una cortina
pero largo
como la gran intemperie.
Estig-
           mas
tres agujeros de bala en la entrepierna
uno en la cabeza
                               bailando
justo bajo la ceja izquierda
lo que quiero decir es que yo
te voy a hablar sobre su
dolor

V

Billy the Kid en un prado de √°lamos con apenas un toque de luz de luna
su sombra, cuidadosamente,
se distingue de todas las dem√°s sombras
delicada
como la percepción
nadie robar√° su arma o eliminar√°
sus sombras

VI

El revólver
una pista falsa
           nada puede matar
a nadie.
Ni un poema ni un pene gordo. Bang,
bang, bang. Una pista
falsa.
Ni siquiera la inmortalidad
(aunque se me ocurre que inmortalidad de alguien que es tan mortal como Billy the Kid o su rev√≥lver que ahora est√° oxidado entre un mont√≥n de basura o reluciendo apropiadamente en alg√ļn museo de Nueva York) Una
pista falsa
nada
puede matar a nadie. Tu revólver, Billy,
y tu     rostro
fresco.

(De “Cuaderno de m√ļsica”)

Orfeo

Afilado como una flecha, Orfeo
apunta su m√ļsica hacia lo profundo.
Allí está el infierno,
en el fondo del acantilado.
Nada sana
con su m√ļsica.
Eurídice
es un pelícano una roca o ciertas algas.
Nada sana
lo infernal
es la humedad resbaladiza sobre el horizonte.
El infierno es esto:
la falta de algo m√°s para observar salvo lo eterno
la expansividad de la sal
la falta de otra cama m√°s que la propia
m√ļsica para dormir en ella.

Guerrilla en la selva

La ciudad no era gran cosa
algunas chozas de barro y la torre de una iglesia.
Eran las mismas hojas
y el mismo pasto
y los mismos p√°jaros hundidos en los matorrales.
Esperamos por alguien que salga y se rinda
pero ellos tocaron las campanas de la iglesia
y nosotros
no temíamos a la muerte ni a ninguna forma de morir
pero las mismas balas fangosas, el mismo horrible
amor.

Dueto para una silla y una mesa

El sonido de las palabras que caen de nuestras bocas
nada
es menos importante
y sin embargo esa silla
                           esta mesa
                                     nombradas
asumen identidades
                        toman su lugar
casi como una especie de m√ļsica.
Las palabras hacen que las cosas
                             se nombren a sí mismas
hacen que la mesa refunfu√Īe
                                               yo
en la sinfonía de Dios soy una mesa
hacen que la silla cante
una peque√Īa tonada sobre la gente que nunca se sentar√° en ella
y nosotros
que en la misma m√ļsica
somos casi desplazados como muebles
nosotros
podemos aprender nuestros nombres desde nuestras bocas
nombrar nuestros nombres
en medio de la misma m√ļsica.

Conspiración

Un violín que me sigue
¬Ņen cu√°ntas ciudades distantes escuchan
su m√ļsica laxa? ¬ŅSu
laxa m√ļsica?
que tocan como diez mil personas.

Me sigue como alguien que me odia.

Oh, mi corazón se dejaría morir
antes de abandonar su laxa m√ļsica. Ellos
en todas esas otras ciudades
dejarían sus corazones morir.

Me sigue como alguien que me odia.

O en realidad es un √°rbol que crece justo detr√°s de mi garganta
y si girara lo suficientemente rápido podría observar
arraigada, inmutable, cercana
m√ļsica.

+ Jack Spicer¬†(1925 ‚Äď 1965) fue un poeta estadounidense identificado con el renacimiento de San Francisco. Para Spicer el fen√≥meno de la poes√≠a tiene que ver m√°s con la telepat√≠a que con la autoexpresi√≥n: afirmaba que el poeta es una especie de antena que recibe transmisiones de distinta √≠ndole y sobre sus propios poemas asegur√≥ que le fueron dictados por fuentes “marcianas” y desde el m√°s all√°. Muri√≥ a los 40 a√Īos por problemas hep√°ticos debido a su alcoholismo. Junto a los poetas Robert Duncan y Robin Blaser se dedic√≥ a ense√Īar poes√≠a, poniendo atenci√≥n a la “genealog√≠a queer”, es decir, la obra de poetas abiertamente homosexuales como Rimbaud y Lorca.
+ Francisco Ide Wolleter (1989), ha publicado Observatorio (2011), Yakuza (2014), Poemas para Michael Jordan (2014), Antología del amor de Claudia Schwartz (2016), Iceberg (2017) y Plush (2018). Tradujo el libro Billy the kid y otros poemas de Jack Spicer.