Himalaya (o la condena de ser una estrella). Josefina Gonz√°lez

25/11/2018.

Mi mam√° en ocasiones especiales hac√≠a malaya en nuestra casa del sur. A m√≠ no me gustaba porque me hice vegetariana a las 11 a√Īos por un personaje de un libro que le√≠ de una serie de literatura chatarra sobre un club de ni√Īeras. Viajo a M√©xico en un par de horas m√°s y me acord√© de esto aqu√≠ en el aeropuerto, a prop√≥sito de un hombre sentado cerca m√≠o que perfectamente podr√≠a ser un pariente cercano del Yeti. En Estados Unidos el Yeti es Pie Grande y en Rusia le dicen Chuchuna.

Siento ahora como si estuviera en Siberia o Narnia a punto de irme de paseo al Lago Ness o a Transilvania. Siempre me ha dado miedo andar en avi√≥n, prefiero que me abduzcan los extraterrestres o escapar de un oso en el bosque, sin exagerar. Subirse a un p√°jaro de fierro lleno de gente que podr√≠a ser mala y traicionera me parece una pesadilla, porque no hay c√≥mo bajar a tierra si la situaci√≥n se hace vuelve insoportable. En cualquier caso, la peor parte de la experiencia de subirse a avi√≥n no es el t√ļnel id√©ntico a uno de la pel√≠cula 2001: Odisea Al Espacio, sino la sensaci√≥n de irrealidad que me consume por completo cuando hago cosas humanas que deber√≠an parecerme l√≥gicas.

Cosas que forman parte de mi arsenal de guerra contra la idea, a veces pavorosa, de que nada en el mundo hace sentido:

  1. Fotograf√≠as de focas beb√©s (por ning√ļn motivo de humanos beb√©s)
  2. Fotograf√≠as de cabras beb√©s (por ning√ļn motivo de humanos beb√©s)
  3. Fotografías de perros con ropa o anteojos de sol

El llamado Sistema del Himalaya se extiende por varios pa√≠ses: But√°n, Nepal, China e India. Una vez en la secundaria gringa tuve una amiga de Nepal que era igual de t√≠mida y discapacitada socialmente que yo en esos a√Īos. Ahora no me da miedo decirle nada a nadie porque lo que me asusta son cosas mucho m√°s importantes que una masa de imb√©ciles. A m√≠ me asusta que la gravedad se acabe mientras estoy acostada de espalda y me caiga para arriba a lo Major Tom y quede flotando sola en el espacio sideral sufriendo un aburrimiento eterno hasta que me muera.

Pienso que la peor posibilidad de existencia universal ser√≠a ser una estrella. Ser una estrella significa estar sola y aislada flotando en la mitad de la nada por 10.000 millones de a√Īos sin posibilidad de apagarte o dormir. Se supone que las estrellas son hermosas, pero son como la paradoja del fot√≥grafo que tiene un hijo negativo que se le revela. A veces igual pienso lo horrible que debe sentirse ser un mall comercial y tener todo el d√≠a a miles de hormigas consumistas adentro, recorriendo cada cent√≠metro de tu cuerpo.

A veces quisiera tener pelo en todo el cuerpo, ser blanco, medir dos metros y tener los pies muy grandes para vivir lo m√°s lejos posible de un pa√≠s que asesina a j√≥venes de 24 a√Īos solo por ser mapuche y defender sus tierras. A veces quisiera vivir en un pa√≠s donde tu perro muerto pueda reaparecer como fantasma y eso sea completamente normal. Algo as√≠ en Chile es algo muy paranormal. A una mujer en Illinois se le apareci√≥ su Pug en una tostada con mantequilla, despu√©s en una madera de su casa nueva y despu√©s en carne propia, pero transparente, de espectro. Nadie se asombr√≥ y la mujer dijo que cuando pasan esas cosas no hay que tenerle terror al miedo porque el miedo es el llamado. A una mujer en Chile la virgen le llor√≥ l√°grimas de sangre en su propia casa hace varios a√Īos y yo en esa misma √©poca me di cuenta que la malaya es el original y verdadero sushi chileno.

A mi madre, la madre del joven comunero asesinado le regal√≥ una planta una vez en el sur, pero el fin de semana que la polic√≠a le dispar√≥ a su hijo, las flores que nacieron de la planta se secaron. A veces quisiera comprar espermios de Ricardo Palma Salamanca para repartirlos por todos los ba√Īos p√ļblicos y donarlos a la ciencia para que lo reproduzcan en masa. Ahora mismo eso s√≠, lo que en verdad quiero es que mi perro muerto se me aparezca en la car√≠sima lechuga de aeropuerto que me estoy comiendo y me diga que todo va a estar bien. ¬†

26/11/2018.

Actualización. Sufrí bastante poco en el avión. Creo que nada de lo que me pasó entra en la categoría terrorífica de la irrealidad de las personas. Incluso miré por la ventana y fue hermoso porque las nubes son enormes, como malayas de algodón. Fin de la fobia a volar. No deja de ser infinitamente aterrador que cada vez más se me olvide que nada es real y me deje seducir sin esfuerzo por mi vida feliz y plena.

+ Josefina Gonz√°lez¬†(Santiago, 1983). Se ha dedicado a distintas √°reas de la producci√≥n creativa: m√ļsica, pintura, ilustraci√≥n y actuaci√≥n tanto en cine como en teatro.¬†El a√Īo 2017 lanz√≥ su disco¬†No Todo Se Trata Del Amor Pero Casi¬†Todo (Infinito Audio).¬†Ha publicado los fanzines de humor ‚ÄúMundo Absurdo‚ÄĚ #1 y #2, adem√°s del libro¬†C√≥mo cuidar de un pato¬†(Overol, 2018).