Versiones de Francisco Ide

Cuando solía centrarme en las preocupaciones

Cuando solía centrarme en las preocupaciones, todos
estaban ante mí y yo estaba bajo el tótem
animal agachado y extendido.

¿Qué tal un masaje rápido ahora?, me dijo.
No me parece bien, repliqué.
Oh, dijo él después de una pausa, debería haber esperado
a que me preguntaras.

Las olas están cada vez más cerca.

Cuando caigo en la grieta de la sospecha ya no estoy aquí.

En este mundo clausurado por las casas
y las redes, salgo volando
desde mi bajo vientre. La corona de la vida, mareada
de luces giratorias, rodea esta cabeza.   Pura
con maravilla, caliente
con maravilla.   Las calles se vuelven doradas.  Todo
aumenta de tamaño, los colores relumbran, estamos en el mito.

Nos comprendemos fácilmente.
Casi sin hablar, los pensamientos pasan entre nosotros.
Eso es memoria. Mientras busco encontrar
la dulce deriva de este día. La niebla en dirección al mar, el viento.

 

Lunes antes de la retirada

El sol en la mano tan manchada
la tuya por el tiempo, aunque

Poca energía en la inhalación del momento
liturgia de la corona dorada
o es radio electrónico

podadores de cercos eléctricos
en realidad la acacia
siendo recortada

en una especie de mantra de Vidrio
que rodea y penetra el aire

Sé profundamente respetuoso mientras caminas hacia la costa

Se está haciendo bastante ruidoso aquí
qué pasó entre junio y septiembre de este año
el lugar era demasiado provinciano para holgazanear
acabo de ver al ciervo mudar sus manchas
y hacerse viejo, awwww tan tierno!
comí también todas las amapolas de California

y si tú quieres ir
ir
solo vamos

 

 

Pánicos de septiembre

Tienes mi voto
solo hazme saber
quién eres
¿es eso un perro aullando?

Estás muy solo
como todos los demás
acabas de leer
la Vanity Fair de septiembre

Y la luz brillante de la luna está vacía

¡No quiero escuchar más
tu mierda!

Tu angustia
y el dolor de tu país
son a menudo lo mismo

Así que agarra este Manual de Budismo
que tiraste al suelo

Considera ser
como el agua que corre
alcanzando la otra orilla

y tu mente no estará tan pendiente
de los vampiros opresores

 

 

Septiembre

La hierba es marrón claro
y el océano entra
largas líneas brillantes
bajo el bote de la noche anterior
que dormita ahora al alba

aquí y allá pastan los caballos
en el terreno de alguien

extrañamente, mi deseo no era ese

esto me hizo hablar en la iglesia para ser liberada
pero el recuerdo de cómo solía ser
en juegos descuidados y exóticos

cuando los personajes eran promesas
y luego reconocimientos. El mundo de la transformación
es real y no real, pero confía.

¿Basta de estas lecciones? ¿quiero decir
frases didácticas para hacerte entrar y salir
del misterioso cautiverio del amor?

Bueno, mi ser no es mi ser

y de cuál poder de sobrevivencia hablo
que no está hecho de casas.

Es un lujo interior de figuras doradas
que respiran como lo hacen las montañas
y cuya piel la oscurecen las estrellas

 

 

Budismo sin libros

Bueno, tenías que encontrarlo
donde otra persona entregó la simplicidad
para ti, la practica de algunas sílabas
la posición de un cuerpo sentado    y tú crees
en un linaje de reconocimiento    de la “mente”

no perfecto, pero íntimo
con sufrimiento
y la inutilidad de mantener
esos problemáticos estados
de miedo y odio

“Prueba esto
levanta las comisuras de tu boca ligeramente
y respira tres veces
esto se conoce como el yoga bucal” (Yvonne Rand)

No tiene nada que ver con sonreír
No tiene nada que ver con la felicidad

 

+ Joanne Kyger (1934 – 2017), poeta norteamericana relacionada al Renacimiento de San Francisco y la generación beat. Estudió filosofía y literatura y se mudó a San Francisco en 1957 antes de terminar su carrera. En San Francisco mantuvo reuniones con Jack Spicer y Robert Duncan hasta que se mudó a una casa comunal para estudiantes de budismo zen y cultura asiática. Vivió en Japón junto a su esposo Gary Snyder, con quien también viajó a India junto a Ginsberg y Orlovsky. Finalmente regresó a California, donde vivió hasta su muerte en 2017. La foto de la autora fue tomada por Allen Ginsberg.
+ Francisco Ide Wolleter (1989), ha publicado Observatorio (2011), Yakuza (2014), Poemas para Michael Jordan (2014), Antología del amor de Claudia Schwartz (2016) y Iceberg (2017). Tradujo el libro Billy the kid y otros poemas de Jack Spicer.
Total
2
Shares