Traducción del italiano por Carla Galvany y Héctor Lira

Amanece otra vez, lo presiento
por un albor de plata
gastada en las paredes:
una luz araña las ventanas cerradas.
Vuelve el advenimiento del sol
y no hay voces difusas
en el estrépito de siempre.

¿Por qué? Pienso en un día encantado
y me desquito del girar de las horas
perpetuamente iguales. Y al fin la fuerza
que me colmaba, cual inconsciente mago,
me desbordará.
Me asomaré y derribaré las grandes edificaciones,
solo quedarán avenidas de árboles desnudos.

Tendré ante mí un lugar de intactas nieves,
tan ligero como un tapiz bordado.
Resbalará entre el algodón del cielo un rayo tardío.
Y selvas y cerros hinchados de invisible luz
me cantarán el elogio de los retornos felices.

Leeré dichoso sobre el blanco
los negros signos de las ramas
como un esencial alfabeto.
Y ante mí todo el pasado emergerá de repente.
Ningún sonido turbará esta sencilla alegría.
Una abubilla cruzará el aire
y vendrá a posarse sobre una vara.

 

+ Eugenio Montale (Génova, Italia, 1896) fue un poeta, ensayista y crítico de música italiano. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1975.